Los Picapiedra eran todo un derroche de imaginación. La simple y brillante idea de convertir todos los objetos de uso cotidiano a la edad de piedra, nos deja inventos maravillosos que logran sacarnos una sonrisa en cada capítulo. En esta nueva serie vamos a intentar recopilar todos los inventos de Los Picapiedra. Algunos de ellos son simples conversiones sustituyendo el material del objeto actual por piedra, pero otros tienen tela… Os invitamos a sorprenderos y recordar los inventos más rocambolescos de esta serie de televisión de nuestra infancia.

EL CARRITO DE LA COMPRA

Vilma llega a casa con una compra que seguro le ha costado menos de 30 euros llenando el carro por completo. Vemos algunas hortalizas con su verdecito aún puesto recién arrancadas del suelo y un hueso gigante que no sabemos ni a qué animal pertenece ni si lo utilizará para echarlo en le caldo y darle sabor o si en realidad se trata de un juguetito para Dino.

carro de la compra

EL DESPERTADOR

Como si esto fuera la teletienda, les presentamos un magnífco despertador con gran estilo, vamos, un pájaro encerrado en una jaula al que hay que tapar todas las noches. No pregunteis más, desconocemos cómo esa tela se desabrocha sola, pero imaginamos que uno de ellos tiene que hacer el trabajo sucio. Que digo yo, que ya puestos, péga al otro un manotazo y te ahorras al animal.

lampara de noche

EL PERIÓDICO DOMINICAL

The Sunday News, así se llama el periódico que cada domingo un niño se encarga de repartir por las casas lanzándolo. Ya no es sólo explotación infantil haciendo cargar con tanto peso al chaval (que la verdad parece que los lleve como si fuesen de papel, los criaban fuertes), sino que la hostia que se lleva el que lo recibe puede ser de campeonato.

sunday news

EL TELÉFONO PÚBLICO

De toda la vida de Dios, su dial para desplazarlo con el dedo. El auricular como que lo vemos un pelín grande, no sé.

telefono publico

EL TRONCOMÓVIL

Sin duda el invento más peculiar de la serie y el más conocido. Podríamos decir también que es el invento más estúpido de la historia ya que no emplea combustible y son los propios pasajeros los que le dan velocidad corriendo con los pies. ¿No era más fácil ir corriendo sin llevar tanto peso? Se nota que en la edad de piedra también existían lujos de los que alardear con el vecino 😛

troncomovil

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.